THEMES THAT YOU LIKE

ALTER EGO

barrdo:

Pasión es lo que necesitamos.

(via xblueleaves)

juanbienpeola:

La frase, cuando la escuché por primera vez, me hizo bastante ruido. Según leí tiene origen en Brasil, donde la idea de la purpurina, del carnaval, debe tener bastante peso cultural.Lo interesante es que a uno le llega a los oídos y resuena contra la presencia que el carnaval, las comparsas, tienen en nuestro “interior” tan preciado. Alguna vez escuché a alguien (citaría pero no recuerdo quién fue, y quizá queda mejor si permanece como anónimo potencialmente colectivo) decir que la comparsa es el único lugar donde una sociedad - que durante los días de semana mantiene la rectitud- aplaude al puto, a la travesti, los festeja, los anima a más, se los come con los ojos.Divertido es también que este peso cultural sea mayor en “el interior”. Quizá hay un “exterior” (¿urbanita, vitrina, europeizado, universalizado?) que no sabe cobijar del mismo modo ése corazón de batería, plumas y piel purpurina.Es cierto que quizá ése aplauso durante el desfile de carnaval es el festejo del circo: quizá el lugar reservado a los putos sea el del show y nada más. Pero quizá también, más lejos del show al que se cobra entrada y se llena de cámaras, más lejos del show donde también se contratan modelos y “famosas” para que bailen, se encuentra un pueblo que sabe desnudarse (o taparse lo menos posible, explicitando casi todo, y sugiriendo lo que no se “pueda” explicitar) en la noche de verano para festejar y festejarse.Lo cierto es que el carnaval es un paréntesis poroso, dispuesto a abrirse como puerta de escape o entrada a un espacio (el Corsódromo, las noches de comparsa, la lluvia de espuma) donde se festeja el festejarse, donde se aplaude el mover el cuerpo orgullosamente ornamentado.No sé, quise (aún quiero) decir algo sobre el carnaval, la purpurina, la eterna comparsa en que disponemos el orgullo tantas veces. Pero es más bien inasible, inexplicable, quizá. Paréntesis abierto: cualquiera puede ponerse el conchero y opinar.Los putos no mueren: se vuelven purpurina, festejo que no perece.(Feliz día del orgullo)